Taller de escritura

¿Cómo lo diría? ¡Tengo un taller de escritura cojonudo! Mis alumnos derrochan talento y ganas de trabajar. Y siempre, como se merece, todo termina con vino, comida, y una buena conversación. Ayer, además, uno de mis alumnos me regaló un teléfono vintage, y yo les saqué una treintena de libros de teoría literaria entre los …